Aburrido no es aquel que dice cosas que no entendemos, si no aquel que no entiende lo que alguien interesante dice y no quiere aprender.
RSS

“SOY UNA PROFESIONAL MÁS, QUE REVINDICA”

“Soy una profesional más, que revindica la necesidad que tiene nuestra sociedad de  escucha, atención y dedicación a los papás y al grupo familiar en sí.”

No estoy hablando de hacerlo cuando exista un problema, pues ese camino es más fácil, sólo tenemos que  diagnosticar y derivar.

¡NO!, Hablo de aquello que tanto defendemos los profesionales de la salud: PREVENIR. ¿Por qué no prestar un poco más de atención al estado anímico, emocional y psicológico durante un embarazo y post-parto? ¿Realmente somos conscientes de cuántas futuros o reciente: mamás, parejas y familias enteras, acuden a terapia, con una problemática que fácilmente se puede solucionar antes de…?

¿Realmente somos tan inocentes e idealistas que creemos que todo el mundo tiene que rebosar de felicidad cuando nos enteramos que vamos a ser papás, porque socialmente está mal visto decir que lo estás pasando mal?

 Si echamos la vista atrás y somos sinceros con nosotros mismos, ¿podemos asegurar que nos hemos preocupado lo necesario para ayudar a una madre a superar una depresión previa al parto o  post –parto? ¿Y tras uno o múltiples abortos? ¿Y para esa suma de sentimientos tan comunes como son el fracaso y  la culpabilidad tras abandonar después de mucho intentar, la lactancia?...

Tengo la certeza suficiente, para poder afirmar, que gracias al empeño y preocupación de  muchos profesionales de la salud, por el bienestar emocional individual y familiar, de futuros o reciente papás, hoy podemos disfrutar de cursos de preparación al parto , talleres de lactancia, entre otros…que nos ayudan a vivir el día a día con algo más de tranquilidad. Y estoy segura que gracias a su labor, cada año que pase, cada década que se cuente mayor será su apoyo.

Pero mi reivindicación viene dada no sólo por mi experiencia personal, sino también porque hay mucho trabajo que hacer y unos pocos, que gracias a ellos su labor es de muchos, no pueden llegar a todos. En ocasiones parece que olvidamos que la empatía es el mejor arma de para desarrollar nuestra profesión. Y una buena dosis de esta junto con un poquito de atención, escucha y paciencia se convierte en la mejor cura para esos padres que han iniciado una nueva aventura en donde la etapa más dura está formada por que mieles de miedos y millones de dudas, posibles de sobrellevar con un poco de apoyo más.

Y no respuestas como,  “no tienes pinta de estar pasando por depresión post-parto”, “ahora no tengo tiempo, porque mi turno está acabando y estoy cansada”, “tienes que hacer lo que te digo, porque así y listo”, “no digas tonterías, las cosas no son para tanto”…Porque respuestas como estas tiene efectos secundarios muy comunes: frustración, culpabilidad, sentimiento de fracaso o de que te inventas una patología, como me paso a mí. Pues soy la protagonista de la primera frase expuesta, el resto son las historias de otras mamás.

Aún me pregunto que “pinta” debe de tener una mujer que está pasando por una depresión, una mujer que se avergüenza  y no acepta por lo que está pasando. Una mujer que tiene pánico a salir sola de casa con su niña  porque siente que en la calle no tiene nada bajo control…..Tal vez algún día lo pregunte, sólo por curiosidad, por si me sirve a nivel profesional (ironía), pero cuento con la certeza de que esto no es una ayudar y que tal día como hoy quiero exponer, explicar y revindicar en este mundo virtual tan general, lo que decimos muchas mamás de forma individual, un tema tal vez, sobre el que reflexionar:

“Soy una  mujer, madre y paciente  que puede asegurar, que nuestro BIENESTAR EMOCIONAL, es la base para sobrevivir, convivir, concebir una futura maternidad.”

¿Por qué no le damos una oportunidad?
¿Por qué no empezar a escuchar?
¿Por qué no aprende a cultivar un bienestar individual y familiar?
“Un bienestar emocional”






 
 
 
 
Publicar un comentario