Aburrido no es aquel que dice cosas que no entendemos, si no aquel que no entiende lo que alguien interesante dice y no quiere aprender.
RSS

MI CUENTO LACTANTE PARTICULAR

Érase una vez una joven madre, que tras ser testigo de mucho desconcierto, más de una  lágrima y  alguna sonrisa en sus propios ojos y en los de otras mamás, cuando les hablaban de amamantar, decidió escribir un cuento con el fin de cautivar una reflexión social.

Para ello retomare algo de historia, hace aproximadamente unos 8 años atrás, tal vez alguno más, al nacer el bebé, la elección de dar el pecho o no era casi del  Pedíatra, pues en la primera visita se les decía a las mamas que la leche materna era una tontería, que las fórmulas de biberón era lo mejor, pues su formulación  nos aseguraba que le dábamos al niñ@ lo que necesitaba y con lo primero casi nada de nada.

Así que, cómo buenas madres que somos todas las de antes y las de ahora, preocupadas por darle lo mejor a sus retoños, la mayoría abandono la lactancia materna para dar el biberón y aquella que combino motivada por el apoyo de su madre o abuela, fue porque estas insistían que en su época, los niños se criaban mejor con la teta.

Los años siguieron pasando y en su trayecto, nacieron y se desarrollaron niños altos y bajos, hiperactivos, activos o apáticos, muy estudiantes o más prácticos, trabajadores u otros más vagos...pero la mayorías sanos.

Sin embargo, un día tras mucho investigar se descubrió que la leche materna contenía la fórmula perfecta: amor, vinculo materno y mucho alimento. (Qué casualidad, nos pasamos nueve meses desarrollando una simple célula que llega a dar vida a un bebé, proceso por el cual sentimos admiración, y nos olvidamos de que nuestro cuerpo lleva el mismo tiempo preparando nuestros pechos para  dar el mejor alimento...que ciencia la nuestra).

Bueno que sigo con mí cuento......

La voz de alarma despertó, y con ella el pánico social  y profesional surgió. Con lo que comenzó lo que yo llamo, un bombardeo informativo: folletos, carteles, anuncios publicitarios, algún que otro taller...  todo lo que fuera necesario para remediar tanta exclusión maternal.

Pero olvidamos,  que nuestro cerebro no interioriza nuevos ideales y formas de vida a la misma velocidad que el  ojo ve o  que se lee en un papel, .Y sin querer, motivados por un a fan defender la lactancia maternal, se volvemos a errar.

Porque hoy,8 años después nos encontramos igual que empezamos pero con la recomendación inversa, la teta es la mejor elección, el biberón casi que lo peor.  Y sin darnos cuenta hemos creado tal presión  y controversia social, sobre un tema tan simple y natural como es amamantar, que se comienza a dudar, si lo que nos cuentan es real.

Y para salir de dudas, muchas mamás decidimos estudiar un poco de historia y descubrimos que ahora igual que hace años cuando el biberón era casi la única alimentación, siguen creciendo y desarrollándose niño altos y bajos, hiperactivos, activos o apáticos, muy estudiante o más práctico, trabajadores o más vago... pero igualmente sanos.

En ese junto momento, con la historia analizada y las estadísticas comparadas,decidimos poner nos el mundo por montera, olvidar la información dada, las opiniones recibida y las múltiples críticas que se avecinan .Y  junto a nuestra pareja y familia elegimos la fórmula que consideramos mejor para nuestros hijos: lactancia corta, algo más larga o prolongada, lactancia combinada con biberón o sólo biberón. Sea cual sea nuestra elección, todas iniciamos el camino correcto, porque a nuestros pequeños siempre le ofreceremos lo realmente bueno.
 

Colorín, colorado, con una reflexión acabo mi relato....

"Toda acción realizada con amor  garantiza que cualquier elección,  se convierta en  la fórmula perfecta, con la que nuestro bebé obtenga un buen desarrollo físico, emocional e intelectual"
 
"Para amamantar con teta o biberón es necesario gozar de un bienestar emocional, origen real para alcanzar un incondicional vinculo materno o paterno, pues ellos también pueden alimentar".
 
"Permitamos con el corazón en la mano, que cada familia decida cómo lograr su propio bienestar  sin tener que hacer frente a más presión social ."
 
 
 
 








Publicar un comentario