Aburrido no es aquel que dice cosas que no entendemos, si no aquel que no entiende lo que alguien interesante dice y no quiere aprender.
RSS

EN LA HABITACIÓN DEL HOSPITAL

A esta llegue algo tarde, a eso de las 22.50H, Adriana era muy grande y ello supuso alguna complicación que otra. Pero llegamos, mi pequeña y yo ya estamos en un lugar mejor que el paritorio.

No nos habíamos separado desde que abandono mi gran tripa para rodearse de mis brazos, y eso era  pura magia, la miraba y miraba.....y por mucho que lo siguiera haciendo no podía creer como ese bebé había llegado a crecer tanto en mi interior.

Cansadas las dos de tanto ajetreo, intentamos descansar, pues yo aún pensaba en el paritorio y necesitaba olvidarlo.

A la mañana siguiente o mejor dicho, cuando salió el Sol, porque mañana fue toda la noche, vamos lo normal. En un momento de soledad, intentaba analizar cómo me sentí mientras me ponían la epidural, pero no tenía respuesta, intenté en más de una ocasión contarle a mi pobre suegra, a la cual adoro, y que me acompañaba en ese momento, como me sentía. Lo que había pasado allí dentro, por si una mujer podría entenderlo mejor que mi pobre marido que estaba tan perdido como yo.

Pero no me salían las palabras, no era capaz de explicar lo que me pasaba. Sólo pude decir, que pensaba que tras dar a luz a esta niña tan deseada, me iba a sentir pletórica, eufórica y muy emocionada. Y sin embargo no me sentía así, me sentía "rara". Como cuando soñamos y planeamos tanto algo que cuando lo tenemos delante o lo realizamos es como si fuera algo habitual, una rutina del día a día, sin emoción, ni alegría.

La pobre mujer, como buenamente pudo, me animaba, me dijo que todo era un cambio, que poco a poco me adaptaría, que estaba cansada del parto y que los primeros meses eran complicados por todo los acontecimientos nuevos que suponía. Que ya vería que dentro de unos días me sentiría mejor...

Y a mí eso me calmó, pensé que en unos días todo mejoraría, así que me quedé con su experiencia y su compañía.

Aunque en el fondo de mi alma, algo me decía que esto no pasaría, que algo iba mal, pero era primeriza y jamás había sufrido una depresión, así que las novatadas de ambos estados no ayudaron a paliar la situación desde su inicio.
Publicar un comentario