Aburrido no es aquel que dice cosas que no entendemos, si no aquel que no entiende lo que alguien interesante dice y no quiere aprender.
RSS

CARTAS DE LIBERACIÓN

Mientras estaba en terapia e intentaba poner orden a mi vida, escribí muchas cartas para liberar emociones, sentimientos y palabras escondidas que jamás había dicho. No sólo desde que padecía la depresión post-parto sino de acontecimiento anteriores en mi vida.

Quería limpiar mi mente, corazón y alma desde lo más profundo. No quería que quedará nada que pudiera reiniciar cualquier tipo de malestar o depresión, con sufrir una creo  ya que es suficiente

Escribí miles de hoja, las manos se me dormían, me pasaba horas y horas sin parar, lloraba a la vez y  me liberaba también. Luego las leía en cada sesión, y a la papelera iban.

Me escribí a mí misma, me perdoné también en ellas. A mi marido, a mi hija, a mi familia  e incluso a mis amigas..

Eran cartas de agradecimientos, de cariño y de amor por todo aquello que habían hecho por mí durante todo el tiempo que duró mi oscuridad.  Les expliqué como sufrí y  como lo viví, les conté la realidad de mi enfermedad  y como hizo temblar mi bienestar emocional. Les conté, hasta la historia más loca que por la cabeza me pasó durante la depresión. Pues para mí, la palabra escrita es mucho más comunicativa que la hablada, con ella liberó toda mi alma con mayor libertad que cuando tengo enfrente una mirada. Aunque muchas cosas ellos ya sabían.

A algunos se las leí, necesitaba hacerlo, aunque la voz se me quebrara y los ojos se me llenaban de lágrimas, pero si quería mejorar tenía que hacerlo, necesitaba  la liberación de mi alma.

A otros, como a mí hija, donde le cuento todo su historia desde su concepción hasta su nacimiento y los que supuso para su mamá, se la guardo como el mayor de los tesoros. Porque quiero que sepa, si algún día escucha a alguien hablar por lo que paso su mamá, la verdadera historia, su historia, nuestra historia.

 Es una carta, de la cual estoy segura, que llevará consigo toda la vida. Es una carta que hará que se levante más fuerte si cabe de aquellas situaciones que la hagan decaer. Una carta donde le explico lo especial que es, lo mágica que es, la cual algún día, algo más adelante le leeré  y sé que ella leerá más de una vez, una carta llena de amor, admiración y superación.

Eso sí, una carta que su madre leyó antes a su padre y ambos lloramos y  nos emocionamos. Una carta que leí a mi terapeuta y otra amiga, porque necesitaba seguir liberando.Una carta con la que sigo llorando cada vez que la tengo en mi regazo.

Una carta que me recuerda como el amor de un hijo puede hacerte luchar de forma incansable para recuperar mi bienestar emocional.


"Una terapia que aconsejo, por su simpleza, por su utilidad, por todo el desahogo emocional que conlleva."


Publicar un comentario