Aburrido no es aquel que dice cosas que no entendemos, si no aquel que no entiende lo que alguien interesante dice y no quiere aprender.
RSS

¡VOLVEMOS A SER PAPÁS!

¡¡¡¡¡Sííííí!!!! En casa aumentamos la familia, por fin hemos pasado el primer trimestre, el miedo de otro posible aborto, aunque si soy sincera conmigo misma, ese miedo no desaparecerá hasta que lo tenga en mis brazos. Es inevitable, es un instinto de defensa que generas, el cual muchas veces callas, porque no quieres ni pensar en ello,  porque cada día te dices a ti misma que todo está bien, porque cada prueba de obstetricia indica que todo está perfecto.... Sin embargo tu inconsciente no te permite el lujo de eliminar el 100% de ese miedo. Pero para eso he aprendido todo lo que aprendí durante la depresión, para eso aprendí a luchar y a ser más fuerte que las "malas ideas" que nuestro subconsciente  quiere en ocasiones seguir enviando. 


¡Aprendí a decirle basta, y esta vez conmigo no puede!

Sin embargo, en está ocasión he aprendido algo nuevo, que el miedo no es sólo mío, que mi marido también lo siente, aunque al igual que yo, está seguro de que todo está bien y que sigue el ritmo adecuado. Pero creo que hasta que no lo tenga ahí, en sus brazos y le dé el primer beso, la tensión de sus hombros no bajará.
Ellos también sufren, sí de otra manera, estoy de acuerdo, pero sus miedos están tan presentes como los de nosotras, y lo mejor para darles consuelo, a los miedo digo, al menos durante unas horas, es hablar de ellos de vez en cuando, no mucho, porque si no se convierten en protagonistas de nuestras vidas y eso no es bueno. Pero si lo suficiente y necesario para que ambos, podamos liberarnos de esa preocupación y decirnos el uno al otro, "estamos juntos y juntos luchamos".

Además, ahora tenemos una pequeña maravillosa, a la que explicarle muchas cosas y cuya edad no puede ser más divertida, ella es la mejor terapia, ella es vida y la vida. Y por ella, miro al cielo cada día y doy gracias a la vida por todo lo que esa pequeña, mi hija, me ha enseñado, me ha transformado, me ha liberado, me ha amado, la he amado, amo  y amaré....en estos dos años y medio. 

¡Todo ella, todo lo que ella trajo es todo lo bueno por lo que hoy lucho, vivo y amo cada día!

Aún estamos de poquito, sólo de 18 semanas, pero todo está perfecto, el bebé se desarrolla muy bien y la madre lo sigue pasando fatal, aunque algo mejor que estos meses anteriores. Pero, voy a ser sincera, con mi pequeña mantuve la medicación para los vómitos y nauseas las 41 semanas de mi embarazo a dosis altas, así que con este embarazo, cuyos síntomas se han multiplicado por mil, no soy muy optimista, en que estos desaparezcan así como así. Todo se verá.

 Y la gestación de este maravillosos bebé, además de la mudanza (motivo de nuestra mudanza, el espacio era una demanda urgente), son algunos de los factores que hacen que no publique artículos tan de continuo y que haya "tocado" otros temas en el blog, que si tienen relación con la maternidad, pero que no hacen referencia específica a la depresión post-parto. Os pido un poquito de paciencia, que sé que tenéis mucha.

Tengo mucho que contaros, pues esta experiencia me está enseñando mucho, la forma en que lo vivo, como me siento, mis miedos inevitables, la importancia del estado emocional de la madre como tantas veces repito en los artículos.
Ya que, el cómo estoy en todo mi conjunto con respeto a mi primer embarazo, tiene mucha relación con mi bienestar emocional y con la dura lucha y gran aprendizaje que tuve en el anterior...

Siento emoción, motivación, muchas ganas de ayudar y agotamiento físico también, pero sé que esta vez el  poder compartirlo con vosotr@ será una de mis mejores terapias y uno de mis mejores deseos.

¡Muchas Gracias a tod@ por seguir el blog y seguir estando en cada publicación, es maravilloso contar con vosotr@s!

Un beso enorme
Yoli




Publicar un comentario