Aburrido no es aquel que dice cosas que no entendemos, si no aquel que no entiende lo que alguien interesante dice y no quiere aprender.
RSS

¡UN MAL DÍA, QUE HACE QUE VALORES LO QUE TIENES!

¡Valora lo que tienes!
 Hoy quiero hablar de un momento personal, muy acorde con la cita que acompaña a este artículo.
Hace días imagino que por la revolución hormonal que acompaña al embarazo, los cambios que en los últimos meses  se han acontecido,no soy muy buena para  adaptarme a ellos es mi punto débil. Mi lucha desde hace dos años y medio no sólo contra la depresión post-parto, sino con el gran cambio que dio mi vida tanto a nivel personal como a nivel profesional.
En cuyo último caso, lucho y trabajo desde entonces cada día, para hacer realidad un futuro más acorde con nuestras necesidades, con mi realización profesional y sobretodo compatible con la familia.

Mi cabeza y mi ánimo, se vino a bajo....esos momentos en los que todo esfuerzo parece en vano, en los que parece que lo único que recibes es más carga de trabajo y exigencias de todos los ámbitos, los cuales cada día se van sumando más y más. Y tú vas notando como tus fuerzas se van agotando, tu cabeza no da para tanto y tú espalda ya no puedo cargar más peso fuera de la barriguita que ya va creciendo.
Y de repente explotas, lloras sin consuelo y parece que todo no está del color tan dulce y optimista como te dices y te auto inculcas cada día.

Pues bien, después de estos momentos de desesperación llego la calma, mire hacia delante y empecé a pensar en cada una de las cosas buenas que hay en mi vida, en cada una de las cosas que quiero conseguir y por la que quiero luchar, no sólo por mi satisfacción y desarrollo personal, sino porque el conseguir estas metas también traerán miles de cosas buenas a la familia.

Cogí lápiz y papel, técnica que siempre defiendo por su gran efectividad, y comencé a marcar de nuevo mis objetivos, mis metas, mis proyectos...y comencé a sonreír, a ilusionarme a motivarme de nuevo y a recordarme que después de lo pasado, todo y más es posible.

Y fue aquí, en este instante, donde me di cuenta lo importante que es, pararnos al menos unos minutos al día para valorar todo aquello que amamos y nos hace felices, todo aquello que nos motiva a seguir a delante y luchar por lo que deseamos, sea del carácter que sea. Esto es lo que nos mantiene vivos, lo que nos da fuerza para "lidiar con cada uno de los toros" que nos prepara la vida en el día a día y lo que nos hace más merecedores si es posible aún de la felicidad, la plenitud y el bienestar.

¿Te ánimas a escribir cada día al menos cinco aspectos positivos, por muy insignificante que te parezcan, pero que hacen que tú vida sea día a día mejor?, ¿Te ánimas a descubrir la gran satisfacción que se genera en tú interior, cuando empiezas a valorar lo que tienes, lo que te rodea y el hoy?


Publicar un comentario