Aburrido no es aquel que dice cosas que no entendemos, si no aquel que no entiende lo que alguien interesante dice y no quiere aprender.
RSS

¡NUESTRA ACTITUD MARCA LA DIFERENCIA!

Hace muy poquito, en una reunión de mujeres, todas ellas embarazadas, unas primerizas y otras veteranas compartimos nuestras experiencias y nuestras aventuras como mamas.

Hablamos de todo y sobre todo, el cambio físico que el embarazo nos genera, el miedo de no recuperar la figura para las mamas primerizas, las ilusiones de cada una de nosotras en este embarazo y para esta maternidad y el miedo y las ganas de luchar de otras mamas como yo, por no volver a sufrir aquellos mal tragos con los que nos sorprendió nuestra primera maternidad.

Y en medio de todo ello, en medio de todo ese conjunto y cóctel de emociones expresadas todas, absolutamente todas, futuras madres y veteranas coincidimos en que uno de los aspectos más importantes para vivir un embarazo pleno y una futura maternidad llena de fuerza, ilusión y confianza viene dada por la actitud que cada una construya a lo largo de esos maravillosos nueve meses.

¿Por qué? Porque si vivimos el embarazo bajo la sombra constante del miedo, como una enfermedad en lugar de un proceso natural, sin motivación o con extrema protección...Son estas mismas emociones negativas las que seguiremos cultivando a lo largo de nuestra maternidad y sin querer y sin darnos cuentas son las mismas emociones que inculcaremos a nuestros hijos desde sus primeros momentos.

Sin embargo si lo vivimos desde lo natural, en donde es lógico tener miedos o dudas, pero que se resuelven con una simple pregunta al profesional correspondiente y sin darle más importancia, con motivación y sobre todo con el deseo de vivir el día a día bajo la luz del optimismo. Todo será mucho más sencillo, para iniciar todo este difícil pero a su vez muy gratificante llamado maternidad.

Y no es una ficción, es una realidad, que hemos vivido y comprobado todas las mamas veteranas que allí estábamos y mejor aún que estaban empezando a experimentar esas futuras mamas tan bellas que nos acompañaban. Pues ellas mismas decían que desde que habían empezado a tomarse las cosas con más calma, con más naturalidad, más al día a día y sobretodo  habían transformado el miedo y sentimiento de pánico en aprendizaje, ilusión y positivismo, habían descubierto una nueva forma más placentera y risueña de vivir el embarazo y de ver el futuro de su próxima maternidad con mayor seguridad y confianza en ellas mismas.

¿Te ánimas a valorar tu día a día y empezar a vivir tu futura o reciente maternidad desde otro punto de vista?
Yo, desde mi humilde experiencia te invito a que pruebes el que nosotras hemos descubierto, "cultivar una actitud positiva". Nunca es tarde, aun estas a tiempo pues cada día es una oportunidad para mejorar aquello en lo que flaqueamos.
Publicar un comentario