Aburrido no es aquel que dice cosas que no entendemos, si no aquel que no entiende lo que alguien interesante dice y no quiere aprender.
RSS

¡NO ESTAS SOLA, MAMÁ!

¡ No estas sola, mamá!
Hace algunas semanas, incluso meses, después nacer tú bebé que te sientes agobiada, exhausta, tristes, irritable, los pocos momentos que tienes para descansar eres incapaz de conciliar el sueño y las lágrimas no dejan de caer por tus mejillas sin motivo aparente, sin una explicación lógica.

Y cada día, cada mañana, en cada momento te preguntas ¿qué me pasa?, ¿por qué me siento tan triste y a la vez culpable por ello, en lugar de disfrutar de mi hij@?

Tal vez, sea agotamiento físico sumado al emocional que sufrimos tras el parto y nacimiento de nuestro retoño, pues los cambios, las tomas nocturnas, el llanto del bebé, tu necesaria  y tan demandada recuperación orgánica que tiene su propio biorritmo...Todo ello puede afectar, claro.

O tal vez, estés iniciando un proceso depresivo, el cual no quieres asumir o del que no quieres hablar porque te niegas a que esto te pase a ti. Porque eso no es posible, amando con locura como amas a tu bebé.
.
No importa, el amor que sintamos por nuestros hijos no nos libra de sufrir una depresión post-parto. Está llega, si instala en nuestro pensamiento, en nuestra alma y en nuestra vida, así sin más, sin avisar. Y ahora te toca a ti luchar contra ella, luchar contra el sufrimiento y luchar contra las lágrimas y la culpa.
Pero...¿por qué?, te preguntas, ¿por qué a mí? No hay un factor exacto que desencadene una depresión post-parto, a veces son  varios, para cada una, los nuestros propios.

Pero si debes de saber, que no estás sola, que cada año miles de mujeres pasan por esta misma situación y lo superan. Que cada día, miles de recientes madres se hacen las mismas preguntas que tú, sienten la misma culpabilidad y sufren en silencio la misma angustia, al ver que pasan los días y su estado de ánimo no mejora, al contrario empeora. Y más aún, cuando empezamos a tener miedo de hacer le daño a nuestro bebé o a sentir que lo rechazamos o a sobre protegerlo de manera excesiva, porque tal vez son otros los que le pueden hacer daño, los que no sepan cuidarlo, cogerlo en brazos o bañarlo.

No estás sola, pues esa miles de mujeres, en la que también yo estoy incluida, un día nos dimos cuenta de que las cosas no iban bien, de que no éramos las mismas, y perdimos el miedo al qué dirán y empezamos hablar, empezamos a pedir ayuda y empezamos a volver a sonreír, a vivir nuestra maternidad y a vivir una vida, nuestra nueva vida, la de mamá.

No estás sola, porque este blog y yo estamos aquí, para escucharte, para leerte, para animarte, para apoyarte, para recordarte cada día lo buena y maravillosa madre que eres, lo bien que lo estás haciendo y lo pronto que todo pasará.

No estás sola, porque te recordaré que saldrás de este bache, que sólo es un mal momento del que seguro y eso también me ha pasado a mí, extraeremos un aprendizaje personal y emocional, tan fuerte, tan bueno que en ocasiones te hará olvidar lo mal que lo pasaste, para recordar lo mucho que has crecido con ello.

No estás sola, ni loca, ni eres mala madre, ni un desastres....simplemente haz sido madre y con ello se ha sumado otras cosas. Que superarás, de las que te reirás y con las que admirarás la fortaleza que puedes llegar a reunir para vivir una vida, tu vida, tu maravillosa vida junta a tú niño/a.

No estás sola porque yo y miles de mujeres más, estamos aquí, porque te diré una y otra vez, que sí amas a ese bebe y justamente es ese amor el que te hace luchar para salir y mostrar a tú pequeño/a lo mejor de ti, sin pena, ni sufrimiento. Con amor y deseo, con ilusión y satisfacción, con plenitud y orgullo de ser tú, la mejor madre, la madres que sabes ser, su madre.

¡Hoy y nunca, estarás sola, porque esté blog es para ti, este blog también eres tú!
Publicar un comentario