Aburrido no es aquel que dice cosas que no entendemos, si no aquel que no entiende lo que alguien interesante dice y no quiere aprender.
RSS

¡CRÓNICA DE UN DÍA DE REYES!

Y...llegó el día mágico, ese día con el que muchos pequeños estado esperando con tanta ansiedad e ilusión.
Sale corriendo al salón, ve los regalitos bajo el árbol y la cara se le ilumina, corre por la casa para despertar a papá, pues mamá ya está despierta, ríe, se emociona y no sabe por donde empezar, toda la familia tiene sus regalos en el mismo lugar.
¿Cuál cojo?, ¿Cuál es el mio?. No puede mantenerse quieta, los nervios no se lo permiten...
Y yo la miró, embobada, admirada y maravillada. Pienso que el próximo año habrá uno más en la familia, lo que implica que esta ilusión se alargará algunos años más entre nuestros pequeños. Y de repente me doy cuenta, algo de lo que siempre nos hablan, escuchas, lees, pero en este caso vivir lo y verlo en su cara vale más que cualquier palabra. Me doy cuenta que con ilusión, motivación, sonrisas y esos nervios de: " lo he conseguido, se ha hecho realidad lo que he he pedido", todo es posible,que con esa fuerza en  nuestro interior, todo se puede.

Entonces pienso en cuantas veces en nuestra edad adulta perdemos esa sensación, esa emoción e ilusión por aquello que deseamos o queremos hacer realidad. Cuantas veces nos olvidamos de volver a ser niños para recuperar la mágica de los posibilidades y oportunidades. Cuantas veces, nos centramos en nuestro papel de las preocupaciones vacías, aquellas que no dependen de nosotros y lo único que conseguimos es nublar nuestra mente y vista para no ver que la realidad y la vida nos da cada día otras oportunidades para salir adelante.

Y me doy cuenta, de que este nuevo año, en el que deseo tanto y del que espero más aún, esa cara, tan dulce e inocente llena de ilusión, será el motor de mi lucha por las oportunidades y por los objetivos perseguidos, será el motor que llenará cada día mi corazón de la energía suficiente para no perder la sonrisa, la alegría y el optimismo, junto a la fuerza y creencia de yo puedo conseguirlo. Junto a la enseñanza que esa linda personita me ha transmitido.

Para mí, esto sí es magia....aprender de mi niña es pura e inocente magia.

¡Gracias mi vida por darme cada día lo mejor de la vida, a ti misma! 


Publicar un comentario