Aburrido no es aquel que dice cosas que no entendemos, si no aquel que no entiende lo que alguien interesante dice y no quiere aprender.
RSS

¡LA BELLEZA DE LA MATERNIDAD!



Una pequeña en casa  y tan pequeña, dos añitos y medio, llenos de energía, vitalidad y con muchas ganas de reír y jugar. Un pequeño en mi vientre, creciendo, formándose, preparándose para saborear todo lo bueno que un mundo, lejos de la tripita de mamá, está deseando darle.

Una madre, exhausta, agotada, coleccionando noche en velas por molestias, por pesadillas de mi pequeña, por no saber ni como colocarte en la cama, porque parece que cualquier postura te viene mal, ninguna te ayuda a descansar y lo peor, esas noches en las que la ansiedad se apodera de ti, porque ese hombre al que amas tanto y con el que no concibes la vida, ha decidido que la mejor forma de dormir es pasar horas roncando sin parar...que dulce es el amor, pero hay momentos en los que le ofrecería "la manzana de Blancanieves" para que no moleste, al menos durante unas horas.

Son las 7a.m., toca  ponerse en pie, enciendo la radio, pues la música ánima el alma y me hace sonreír, recuperamos fuerzas, la familia al completo nos preparamos para saborear todo las cosas buenas que el día nos guarda. Y ahí sigo yo, cansada, sin saber donde está el norte y el sur, con la sensación de que cada día tú cuerpo pesa una tonelada más que ayer, pensando en todo lo que tengo hoy por hacer, pero con las pilas aún bajo mínimos, pues la noche no ha ayudado a que estas se recarguen.

Y en un segundo, una afirmación pasa por mí cabeza: "Esto sólo acaba de empezar, lo peor llegará en dos meses y algo más.....y viene para quedarse, para siempre, por suerte."

Y entonces me hecho a reír, a carcajada, limpiando el alma, recuperando fuerzas, porque la dura realidad se me presenta, porque aun sabiendo todo esto y diciendo no puedo más, vivo el día a día ilusionada con el nacimiento de nuestro bebé, porque me encanta las risas de mi hija, las tardes de juego aunque no pueda más, escuchar sus historias, y sentir como su hermanito no para de moverse al escucharla.

Entonces por momentos, a ratitos, se me olvida todo mi malestar, propio de una futura mamá.....y me digo:

¡Esta es la belleza que guarda la maternidad, agotadora....cierto, exigente...mucho, desquiciante....en muchas más ocasiones de las que me gustaría, pero realmente emocionante!"
Publicar un comentario