Aburrido no es aquel que dice cosas que no entendemos, si no aquel que no entiende lo que alguien interesante dice y no quiere aprender.
RSS

SE NOS VOLVIDO, EMOCIONAR...

En el siglo XXI, en el que la tecnología, la ciencia y la humanidad en general hemos avanzado tanto. En el que presumimos no hace mucho, de disfrutar de un “estado de bienestar”. En  el que somos capaces de  explicar en su más mínimo detalle, procesos biológicos tan complejos como la fecundación, gestación  y parto. En este, en el que mucho queremos saber  y aún más deseamos tener…se nos ha olvidado que el gran protagonista de toda humanidad es su DESARROLLO EMOCIONAL.

Tal vez ha sido sin querer, tal vez ha sido porque la moda que viste este siglo está confeccionada con ambición, materialidad, estrés, interés propio y alguna costura más. Tal vez porque damos por sentado que todo marcha bien mientras nadie diga nada, no lo sé.
Pero si sé, por como lo viví, y por como lo veo a diario en el trabajo que nuestro estado anímico, emocional y psicológico tiene tanta importancia o quizás algo más que las etapas del antes, durante y después del parto.

Que nuestro “BIENESTAR EMOCIONAL”  durante estas, posee tanta relevancia que marcará que tipo de contrato firmaremos con nuestra maternidad y como nos desenvolveremos en ella.
No considero, ni lo más mínimo, que haya descubierto la pólvora, ni es mi propósito. Pero sí pienso, pido o reivindico, tal vez más desde el ámbito profesional que del personal, aunque ambos son referencia para mí, que deberíamos restar unos minutos de nuestra dedicación a temas en los cuales hemos avanzado mucho, gracias a Dios. Relacionados con todo lo dicho anteriormente y preocuparnos en estudiar, preguntar  y empatizar un poquito más, con esa mujer, con esa madre, que no sabe cómo gritar no puedo más.
Publicar un comentario